Llevo tiempo queriendo escribir algo sobre la protección de datos y, en especial, en referencia a los niños. Recientemente me he encontrado con alguna petición inusual de acceso a datos de carácter personal. Unido a esto y, coincidiendo con las Fallas, veo las redes inundadas de fotografías de niños menores y siempre pienso lo mismo: antes de publicar una fotografía de un menor en internet hay que hacerse dos preguntas

  1. ¿cuál es el objetivo de publicar la foto?
  2. ¿va en contra de los derechos y la intimidad del menor?

Buscando información al respecto, la propia Agencia Española de Protección de datos nos ofrece dos documentos realmente interesantes y que invito a todos a leer.

El primero al que quiero hacer referencia incluye unas recomendaciones donde se incluyen los Derechos de niños y niñas y Deberes de los padres y madres. Aunque el documento está muy orientado a padres y madres en unos apartados y a los menores en otros, creo que puede ser de utilidad no sólo al plantearnos la gestión o cesión de datos de los menores, sino para cualquiera que se enfrente por primera vez a una reflexión sobre la protección de datos.

Podéis descargar el archivo desde la propia agencia en el siguiente enlace:

https://www.agpd.es/portalwebAGPD/canal_joven/common/pdfs/recomendaciones_menores_2008.pdf

El segundo documento es algo más técnico, pero creo yo, de obligada lectura, fundamentalmente para padres, madres (incluyo aquí a las AMPAs) y personal docente.

Este documento es la respuesta a una consulta sobre la publicación no consentida en la página web de un centro escolar de fotografías de una alumna con motivo de la realización de diversas actividades extraescolares. Se trata del informe 0194/2009 del gabinete jurídico de dicha agencia.

Podéis leer el documento en la web de la Agencia Española de Protección de Datos a partir del siguiente enlace:

https://www.agpd.es/portalwebAGPD/canaldocumentacion/informes_juridicos/derecho_acceso_rectificacion_cancelacion_oposicion/common/pdfs/2009-0194_Fotos-de-menor-publicadas-en-p-aa-gina-web-del-colegio.-Ejercicio-de-derecho-de-cancelaci-oo-n.pdf

Debemos empezar a tener conciencia de que las fotografías que podamos tomar a cualquiera, no pueden ser publicadas sin consentimiento expreso de la persona (si es mayor de 14 años) o de sus tutores (si son menores de 14 años). Esto es especialmente importante si hablamos de la difusión tecnológica: una fotografía que difundimos por cualquier medio electrónico, queda inmediatamente fuera de nuestro control. Incluso, en las condiciones de uso de muchos de estos sitios, en el acuerdo de uso del servicio (que normalmente pasamos de largo sin una lectura detallada) realizamos una cesión explícita de los derechos de nuestras publicaciones. Esto es especialmente sensible en menores sobre los que nosotros mismos debemos tomar la decisión… sobre su intimidad. Dicha publicación constituye una cesión o comunicación de datos de carácter personal, definida por el artículo 3j) de la LOPD como «Toda revelación de datos realizada a una persona distinta del interesado».

Por último, como recomendación más importante, entendamos que la cesión de datos siempre es para un fin concreto y, por tanto, tendremos que desconfiar de los formulario de cesión donde no se explica quién, cómo y para qué se van a usar los datos, ni las consecuencias de la «no cesión».