Los que me conocéis sabéis que Tesla es uno de mis científicos preferidos. En sus investigaciones sobre la corriente alterna de alta frecuencia patentó en 1891 (con sólo 35 años) un tipo de transformador resonante conocido popularmente como la bobina de Tesla. Originalmente Tesla pretendía transmitir energía eléctrica sin conductores, de hecho esta bobina genera unas descargas eléctricas visibles y aparece en películas y juegos de ordenador como un arma mortal.

Este dispositivo, muy popular entre ingenieros eléctricos y aficionados a la electrónica, también se ha utilizado como fuente de energía para la fotografía Kirlian (sí, os pongo el enlace a la Wikipedia para los que no sabéis de qué se trata).

En definitiva, lo que quería era enseñaros un par de vídeos, de los múltiples que podéis encontrar por ahí, para construir una mini-bobina Tesla en casa. Eso sí, una advertencia, las descargas eléctricas son reales y, aunque estas bobinas son pequeñas, pueden producir alguna quemadura en la piel y, por supuesto, estropear algún aparato eléctrico que esté a su alcance. Avisados estáis.

En cualquier caso, vale la pena verlos 😉