Esta lleva conmigo muchos años gracias a mi gran amiga Elixir.

Es difícil expresar con palabras
el vuelo de un ave lejos de casa,
buscando otro nido, soñando reposo,
frío su cuerpo, dura la esperanza.

Hoy hablo de hombres fuera de casa,
de la muerte oculta, de la calle,
de un derecho sin distinción de raza,
de crear eso que llaman “humano”.

Quién no ha sido extranjero desconoce
el valor de una mano de vuelo apresurado.

Pienso que la tierra es de todos
y no solo de quien ha comprado los cielos,
dueño de firmas y documentos
que atormentan nuestras vidas.

Siempre controlando los papeles
habitamos parques, bocas de metro,
más de mil albergues y alguna otra caridad.
Siempre caminando hacia la libertad.

Quién no ha sido extranjero desconoce
el valor de una mano de vuelo apresurado.

Necesitamos tan sólo una oportunidad
para cruzar tranquilamente la calle,
sin que ese coche nos acelere los pasos
o un bombero nos sirva de lluvia.

Ningún ave emigra por su gracia,
su corazón quiere morir en secreto.
Queremos sentir vivos nuestros brazos
hasta que la historia su juicio imparta.

Quién no ha sido extranjero desconoce
el valor de una mano de vuelo apresurado.

—Luis Lorite
Canciones desde el otro lado (1997)