si me pides un bolero y algún día te lo canto
date cuenta que he cambiado, aunque nunca sepas cuánto.