Éstos días me persigue implacable el riff de esta canción de Iron Butterfly publicada en 1968 en el álbum del mismo título. A caballo entre la psicodelia y el heavy metal, una joya del rock ácido.